Virtualización al próximo nivel

Los intermediarios fuera

El enfoque principal de una gran parte de los métodos de virtualización de servidores incluye un «intermediario en el espacio entre la máquina de la huésped por una parte, y, por otra la máquina anfitriona en sí que se encarga de la gestión de recursos. El beneficio proveniente de un Servidor Privado Virtual KVM consiste en que la tecnología KVM está compilada como parte del núcleo de la máquina anfitrión, lo que elimina la obligación de cargar otras aplicaciones informáticas – la máquina virtual huésped dialoga directamente con el host. El resultado será menos sobrecarga y más rendimiento.
Virtualización al próximo nivel

Un empleo de los recursos considerablemente mejor

Cuotas del servidor a su disposición ilimitada

Gracias a la omisión de la sobrecarga que equivale a relacionada con la existencia de un nivel de virtualización extra a través del cual va todo el tráfico de datos hacia la unidad de servidor principal, los Servidores Privados Virtuales KVM se pueden beneficiar de un algoritmo de explotar los recursos del servidor considerablemente mejor. Los pasos de la virtualización KVM se integran directamente en el núcleo del SO de la máquina anfitriona, o sea que todos los Servidores Privados Virtuales se conectan con el hardware del servidor en forma directa. La mínima redundancia en este tipo de comunicación equivale a un rendimiento en condiciones reales mucho más rápido comparado con el resto de soluciones de virtualización.
Un empleo de los recursos considerablemente mejor

Un control total en lo que se refiere al sistema operacional

La limitad total de cargar el SO que desee

Una cosa que puede ser interpretada como limitación de los Servidores Privados Virtuales, en comparación con los servidores reservados, es justamente el SO – en el caso común usted no puede instalar un SO si este no entra en el elenco de sistemas operacionales que existen en el sistema del proveedor. Contando con VPS KVM, no obstante, usted puede – instalar prácticamente cada uno de los SOs que sea compatible con los parámetros del servidor y los recursos de hardware del servidor maestro. Lo que es viable debido a la tecnología sin análogo de la virtualización KVM. KVM entra en núcleo del SO del servidor, con lo que queda garantizada la comunicación directa de las máquinas virtuales con el servidor físico, descartando la necesidad de facilitar más un nivel de comunicación, que suele ser parte de numerosos otros sistemas de virtualización.
Un control total en lo que se refiere al sistema operacional
  • Centro de Datos de EEUU
  • Centro de Datos de EEUU

    Steadfast, Chicago, IL